lunes, 17 de agosto de 2009

Memorias de una geisha


Vi la película del mismo título que este posta hace un par de años sin demasiado entusiasmo. Podría decir que lo "japonés" no me gusta, aún que sería más correcto decir que intento que no me guste xq está muy de moda...

Como vuelvo a tener que viajar tanto hasta llegar al trabajo en transporte público una mañana cogí el primer libro que pillé en casa ya que me había terminado el que me estaba leyendo antes.
Cuando lo abrí en el tren vi que era Memorias de una geisha. No me apetecía mucho empezarlo, la peli la vi a trompicones y, aún que la fotografía me gustó bastante, no recordaba que la historia fuera demasiado interesante...

Empecé a leerlo. Me gustó enseguida, entre otras cosas, xq estaba contado en primera persona, eso suele darle un toque de personalidad especial, aún a sabiendas que todo es pura imaginación de un escritor inspirado.

Imagino que muchos habreis visto la películo y que sabeis de que va: una niña es vendida a los 9 años de edad junto a su hermana por su padre, ya que su madre va a morir y él es ya anciano (ambos mueren a los pocos meses de que son vendidas). La más mayor termina en una casa de putas, pero la pequeña, que tiene unos preciosos ojos azul grisaceo termina en una okiya (casa de geishas). La geisha principal de la casa le hace la vida imposible desde que llega, y durante un tiempo la pequeña Chiyo piensa que no será geisha. Pero un encuentro con un misterioso hombre la cambia para siempre: sólo piensa en llegar a poder ser geisha para, algún día, llegar a estar con su Presidente.

Hoy me he acabado el libro y aún estoy emocionada por él. No sabría explicar xq. Quizá por los toques de BDSM que se ve en la novela. Quizá xq, en algunos aspectos una sumisa puede tener cierto parecido con una geisha...

Pero el final ha sido lo que más me ha llamado la curiosidad. Sayuri, que es el nuevo nombre de Chiyo, sólo piensa en ese hombre que conoció hace tanto tiempo. Cada día aguanta por y para él pensando que él ni siquiera se fija en ella. Al final de toda el libro se descubre el pastel: él sabe que ella era aquella niña que se encontró un día al lado de un puentecito llorando y siempre la ha cuidado y protegido desde la distancia.
Cuando por fin ella está junto a él (sin casarse, por supuesto, él ya está casado) ella tiene que dejar su profesión y es necesario que se vaya fuera a vivir. La vida es más sencilla de lo que ella recuerda. Ya no debe de impresionar a nadie, ya que tiene cerca de ella a quien siempre había esperado.
Recuerdo cuando era una sumisa joven e inexperta... Recuerdo que intentaba fascinar, no sé si con algún éxito, a todos los Amos que conocía. Buscaba a la persona especial que me cuidara y que me amara y, a cambio, yo la adoraría y la amaría. Los principios fueron duros, aún que emocionantes y llenos de algún tipo de glamour... Pero cuando lo encontré a él simplemente dejé de intentar impresionar a nadie, de interesarme por ningún hombre más. Me aparté de mi "trabajo" para estar a su lado.
Y la vida es más sencilla de lo que pensaba, pero mucho más gratificante, sin lugar a dudas.

Como os decía, aún sigo emocionada por el libro... Incluso he pensado en tatuarme una geisha en honor a lo que ha despertado en mi la novela.

LauraM.

5 comentarios:

Lily dijo...

ni idea el libro, pero a mi la peli tb me emociono bastante, el poder q tenia sayuri de aguante y perserverancia sobretodo, me parecio una historia preciosa y me acerco un poco al mundo de las geishas q no conocia demaasiado.

un besito lau :)

canela dijo...

No elegimos ser geishas para perseguir nuestro destino, elegimos ser geishas porque no tenemos elección.
eso se dice en un fracmento del libro y a mi personalmente me toca bastante...
un beso y muy buen aroma Laura.
canela.

Spirit dijo...

Saludos;

Me leí el libro hará un par o tres de años (no he visto la película) y lo que más me impresionó fue la vida tan dura de las Geishas.

El final en si (que, por cierto, LauraM, has destrozado a quien se lo quiera leer o ver la película)es cierto que tiene ese trasfondo de poesía y amor que comentas, pero...no se, a mí me pareció que ese tono romántico tan idealista no iba con el resto del libro. (Y también eché en falta más sexo, claro, pero eso me pasa incluso con los tebeos de Mortadelo).

Un saludo

Squares dijo...

Lily leete el libro. Como es lógico, un millón de veces mejor que la película. Seguro que te gusta.

Canela esa frase de la que hablas... Bueno, me parece bastante cruel. No tenían elección xq eran vendidas de pequeñas o quedaban huérfanas o... vete a saber. Pero lo importante de esta historia es que Sayuri consigue llegar a su destino, con muchos pesares. La vida de una geisha es bonita hacia fuera, pero vivirla es dura. Mejor vivir como una cuando te apetezca que serlo... ¿no? Jejeje.

Spirit... Esq no tienes solución ninguna. El final del libro es perfecto. Hubieras preferido que Sayuri hubiera cogido una fusta, se hubiera plantado unos taconazos y unas medias de rejilla con un liguero rojo y se hubiera hinchado a ostias con todos... Menos mal que el libro no lo escribiste tú.

LauraM.

Anónimo dijo...

Es uno de los libros que mas me ha inspirado y como la mayoria de las cosas importantes que han pasado en mi vida me llego cuando tenia que llegar, ademas de llegar por "casualidad" a mis manos, una de mis partes favoritas en cuando sayuri ha pasado la guerra en casa del señor arashino y se pregunta a si misma si en realidad alguna vez fue geisha, personalmente puedo me senti tan identificada en ese momento con esta heroina que aunque ficticia es una de las mujeres mas reales que existe en la literatura, ese sentimiento mutuo me ha inspirado a luchar todos los dias a volver a ser geisha (no literalmente) y no pierdo la esperanza de un dia volver a pararme frente al espejo y reconocerme como hizo sayuri cuando regresa a gion a peticion de Nobu y se maquilla como hace mucho tiempo no hacia, ansio ese sentimiento de reconocimiento total. Aunque con un dejo de tristesa ya que yo a diferencia de ella sera imposible recontrar al amor de mi vida...