domingo, 12 de abril de 2009

Los olivos




Siempre me gustaron los olivos. Son árboles fuertes, no muy altos, de enredados troncos... Quizá es un poco tonto explicar como es un olivo, todos lo sabemos.

Estos días hemos estado con nuestros amigos Mario y Valentina por las llanuras castellanas. Un día de la Semana Santa nos atrevimos a salir (hacía un frío terrible, por eso llevo una sudadera super sexy en las fotos: no tenía huevos a quitármela, menuda sumisilla estoy hecha jejejeje). Mario nos quería enseñar un olivar dónde había una sorpresa esperándonos: un 4X4 quemado y abandonado.

Pero a mi me emocionaron los olivares, así que me subí a uno... Pero Mario aprovechó el momento para sacar las cuerdas y de repente me encontré uno de mis brazos atado, y luego el otro... y más tarde los pies, claro.
Mario aprovechó para hacerme cosquillas, una de las peores torturas mundiales.
Una pena el frío que hacía.

LauraM.

1 comentario:

jjadde, seda negra de Gor dijo...

a mi me encanta la visualidad de las sasiones, de las vivencias del bdsm y con placer veo la naturaleza y la sumisa...entre las ramas de olivo...

muy de semana Santa ademas...

un beso...